`Queremos cuidar tus animales contigo´

luns, 28 de abril de 2014

Usad la plataforma para gatos de la sala de espera

En Veterinario de Poio queremos ayudaros a conseguir que la experiencia de venir al veterinario sea lo menos estresante posible vuestr@s gat@s. Por eso, en la sala de espera de nuestra clínica veterinaria hemos dispuesto una plataforma elevada en la cual poner sus cajas de transporte. Ell@s se sienten seguros en una posición dominante, y lo pasan fatal si se les acercan desconocidos, de 2 o de 4 patas. ¿A qué esperais para usarla?

Aprovechamos la ocasión para daros unos cuantos consejos sobre cómo traer a los mininos al veterinario:

 La manera correcta de traerlo es dentro de una caja de transporte. Ahora, para que esto no suponga una experiencia aterradora debemos convertir su transportín en un lugar amigable desde su punto de vista. ¿Cómo conseguirlo?

1- si tienes la oportunidad, acostúmbralo desde pequeñito: va a percibir de manera mucho más tolerable los viajes y que le exploren si empezamos cuando es gatito; recordad que son muy aconsejables las revisiones pediátricas y vacunarlo.

2- la caja de transporte debe formar parte del entorno normal del gato, como uno de sus lugares de descanso. Tenlo -en un principio desmontado- en un lugar que le guste al gato, y hazlo confortable, por ejemplo, poniendo una de sus mantitas ya usada, para que tenga su olor.

3- para que desarrolle preferencia por la caja, puedes esconderle comida o juguetes en ella. Una vez que se haya habituado al transportín abierto, ténselo montado. Seguramente le seguirá gustando como escondrijo. Si ves que permanece voluntariamente dentro, bingo, ya hemos conseguido que se sienta cómodo en él. Algunos especialistas recomiendan repetir este proceso en varios lugares, para que se sienta cómodo particularmente en el transportín con relativa independencia del entorno.

4- a pesar de todo, cuando la vayas a usar para transportarlo, es bueno cubrir con un paño la caja para que se asuste lo menos posible y también es recomendable usar un spray de feromonas. Se va a sentir más seguro si tiene consigo alguna de sus mantitas, con su tranquilizador olor a si mismo. Además, debemos tener precaución de no exponerlo a acercamientos indeseados ni a otros estímulos asustadores (ruidos, movimientos, incluso olores), ni dejarlo en una posición en la que sienta vulnerable: si vienes a la clínica, es el momento de ponerlo en la plataforma gatera.

5- lava la caja después de haberla usado, porque probablemente su inquilino haya depositado en ella feromonas de alarma. Y una vez lavada, ponle dentro una mantita suya usada, bien impregnada de su su propio aroma y de feromonas de confort. Y déjala de nuevo cumpliendo su función de refugio agradable y seguro en su pequeño mundo.

Ningún comentario:

Publicar un comentario